Torreón cumplió este año 107 años. La ciudad se desarrolló con la llegada de habitantes de los estados circunvecinos y de diferentes países del mundo –Alemania, Arabia, China, Cuba, Gran Bretaña, Dinamarca, España, Estados Unidos de América, Francia, Grecia, Japón, Jordania, Líbano, Palestina, Polonia, Rusia, Suiza, Turquía, entre otros–. El señor Andrés Eppen, tramitó en 1883 la cesión del derecho de vía del Ferrocarril Central Mexicano, luego compró terrenos para crear un nuevo asentamiento humano y en 1887 contrató al ingeniero Federico Wulff para que los terrenos adquiridos los dividiera en cuadros o “manzanas”. Un dato importante es que ésta ciudad se trazó antes de ser construida. Sus amplias avenidas y calles quedaron muy anchas por una equivocación. La única cinta de medir disponible estaba en pulgadas y se tomaron como centímetros.

El 25 de febrero de 1893 el entonces gobernador de Coahuila, José María Garza Galán, decretó la creación del nuevo municipio, teniendo como cabecera a la entonces congregación de Torreón. En aquellos años Torreón, solo era un rancho y una estación de ferrocarril. El municipio de Torreón se constituyó mediante un primer decreto, desincorporando para ello tierra a los municipios de Matamoros y Viesca. Y en 1994 en un segundo decreto se anexó al municipio el área del cañón de Jimulco, que pertenecía al municipio de Viesca. De ésta manera el municipio de Torreón quedó conformado por dos pedazos de tierra, separados por el municipio de Viesca.

Otra característica de este municipio, que lo hace diferente a todos los demás municipios del estado es que además de ser poblado por una gran cantidad de inmigrantes nacionales y extranjeros y estar dividido geográficamente en dos partes, es el único que en su plaza de armas no se construyó una iglesia católica, ni la presidencia municipal.

Uno de los primeros templos que se construyó en este municipio, es de la iglesia Bautista, y fue en 1895. Está en la calle Cepeda 251 sur, enfrente de la plaza de armas. El templo lo construyeron cuando Torreón todavía era un rancho y no se había construido la plaza de armas. Los bautistas dice el doctor Sergio Corona Páez: “De Estados Unidos pasaron a México en la medida en que hubo misioneros o inmigrantes permanentes o temporales en nuestro país. Es fácil imaginar que una buena parte de los primeros colonos que se establecieron en Torreón eran bautistas, y que por ello su iglesia es de las primeras que se edificaron”.

La primer parroquia católica que se erigió en Torreón fue la de Guadalupe, el 27 de Diciembre de 1894. Está a unas cuadras de la plaza de armas, por la avenida Juárez. Otro templo que también está a unas cuadras de la plaza sobre la avenida Morelos, pertenece a la iglesia Metodista San Pablo, los trabajos se iniciaron en 1903 bajo la dirección del misionero W.F Oglesby. Y la inauguraron el 13 de septiembre de 1907.

Mi pueblo, Viesca, Coahuila, se fundó el 25 de julio de 1731, y al igual que todos los asentamientos humanos que fueron fundados por españoles, al lado de la plaza de armas se erigió la parroquia de Santo Santiago Apóstol, el edificio de la presidencia municipal y el mercado. Alrededor de la plaza de armas confluían el poder religioso, el poder político y el poder económico. El primer templo que se construía en los pueblos que se fundaban era católico. Esto en cierta medida sobredetermina las costumbres y tradiciones de esos pueblos, desde aquellos años hasta la fecha. Las formas de ser y los comportamientos de sus habitantes están influenciados por estas primeras decisiones.

Tal vez porque el municipio de Torreón, nació de forma muy acelerada, por el desarrollo algodonero, por estar ubicado entre los ríos Nazas y Aguanaval, por la intersección de las vías del ferrocarril; y que creció por la llegada de inmigrantes que provenían de diferentes culturas, como dice el historiador Corona Páez “es fácil imaginar que una buena parte de los primeros colonos que se establecieron en Torreón eran bautistas”, o pertenecían a otras iglesias, diferentes de la católica, todo esto haga que el comportamiento de los laguneros y de los torreonenses en particular sea diferente de los habitantes de las demás regiones de Coahuila. Estas determinaciones en algo deben influir en la conformación de la cultura del torreonense.

Salvador Hernández Vélez

jshv0851@gmail.com