El lunes pasado el gobernador Rubén Moreira Valdez rindió su IV Informe de gobierno. A diferencia de lo que sucede con los informes de los demás gobernadores y del propio informe presidencial, en Coahuila el gobernador constitucional del estado después de rendir su informe ante el Congreso Local procedió a escuchar el mensaje del representante del presidente Peña Nieto, luego de un receso para despedir al enviado presidencial, el gobernador en los últimos tres informes se ha quedado a escuchar las posiciones de los grupos parlamentarios de los diferentes partidos, cuatro nacionales: Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (Panal), y tres locales: Unidad Democrática de Coahuila (UDC), Partido Primero Coahuila (PPC) y el Partido Social Demócrata de Coahuila (PSDC) y a cada uno le contestó su posicionamiento.

Luego siguen dos rondas más. La primera ronda es una especie de réplica de los grupos parlamentarios, los diputados dan su opinión sobre las respuestas del gobernador y hacen otros cuestionamientos. El gobernador vuelve a contestarle a los diputados. En la siguiente ronda los diputados de los diferentes partidos que no habían tenido alguna intervención, de acuerdo con el protocolo para esta sesión solemne del informe, hacen desde su curul un cuestionamiento sobre el tema de su interés y el gobernador desde la tribuna va contestando cada pregunta. La sesión termina cuando todos los diputados de las diferentes fracciones parlamentarias han intervenido con su pregunta y el gobernador les ha respondido.
El gobernador una semana antes le entregó al Congreso el Informe para que los diputados tuviesen el tiempo suficiente para su lectura y análisis correspondiente. Entregar el informe con anticipación es también una nueva práctica que ha implementado el gobernador Rubén Moreira. Este formato sin duda permite un mejor estudio de la situación que guarda la administración pública del estado, lo que posibilita un conocimiento más profundo del ejercicio del gobierno estatal, y fortalece el nivel de diálogo entre los poderes legislativo y ejecutivo.

El gobernador, a lo largo del informe, en sus diferentes etapas, acepta algunas de las críticas, en otras ocasiones manifiesta su desacuerdo y da a conocer su posición sobre los diferentes temas que fueron abordados. Le preguntaron de todo tipo de asuntos. Desde el tema de la deuda, la ley de la familia, los matrimonios de los jóvenes a la edad de 18 años, los programas anticonceptivos para los jóvenes, la falta de empleo en la Laguna, la calidad de los 118 mil empleos promovidos en este sexenio, la industria del carbón, las pensiones, el abasto de los hospitales, la transparencia de los padrones de beneficiarios de programas sociales, la reducción o el aumento de la pobreza, la estrategia de seguridad, la promoción turística y de los productos locales, así como desarrollar los Pueblos Mágicos. Por otra parte impulsar al deporte, la ciencia y la tecnología, o también el tema de las candidaturas independientes, de la Fuerza Coahuila, el problema del Registro Público en Saltillo respecto a las prácticas de los notarios, el asunto de los casinos, el aprovechamiento de organismos internacionales y la problemática de los desaparecidos.


En otras intervenciones reconoce lo que falta por hacer. Las respuestas del gobernador dejan ver un conocimiento profundo de la realidad del estado, del nivel de compromiso de su gobierno para con las y los coahuilenses. En sus participaciones exhibió con certeza las estadísticas estatales de las diferentes materias de la gestión gubernamental, así como del marco normativo que rige el ejercicio de gobierno.

Este ejercicio republicano, que ha impulsado el gobernador Rubén Moreira sienta precedentes de nuevas prácticas que permitirán avanzar hacia un régimen de gobierno, más democrático, transparente y plural, que fortalece el régimen presidencial. La sesión del informe duró ocho horas y media, y estableció una nueva práctica que deben tomar en cuenta los ejecutivos estatales, así como el federal para transitar en México a una nueva etapa democrática. El gobernador coahuilense llega así al inició de su último tercio innovando nuevas formas de diálogo y de relación con el Congreso Local.

Salvador Hernández Vélez
jshv0851@gmail.com